Querido Lealtad,

Después de más de 30 años unidos llega el día de despedirme de ti, del club que me vio crecer y me formó como futbolista y persona, estos años han hecho que tu nombre, Club Deportivo Lealtad, quede grabado en mi corazón para siempre y que por mis venas corre sangre negra.

Primero como jugador, después como entrenador, y finalmente como director deportivo y presidente he dado todo y lo he sentido estos colores como una parte importantísima de mi vida. He tenido la suerte, tanto como futbolista, como en estos 8 años de presidente de vivir momentos increíbles y únicos que quedarán grabados con letras de oro en la extensa y gran historia de este club.

Ahora toca separar nuestros caminos, pero yo nunca olvidare mis raíces y mi gente. Empieza una etapa nueva en mi vida en la que seguiré con los valores de trabajo, fuerza, humildad y lealtad que me ha enseñado este club.

Desde aquí quiero dar las gracias a cada persona que sumó porque todo esto haya sido posible. Quiero expresar el respeto, cariño y admiración que tengo por toda esta gente que estuvo a mi lado en esta etapa, y gracias a TODOS ellos ha sido posible lograr estas grandes proezas. SERÉIS SIEMPRE ETERNOS EN MI CORAZÓN.

Agradecer a cada niño, padre, futbolista, familiares, aficionados, patrocinadores, prensa y, por último, pero no menos importante, a todos los compañeros de directiva qué habéis hecho posible que el club deportivo lealtad sea lo que es a día de hoy.

El club está con más vida que nunca, la gente que queda en el club lo harán genial porque están preparados y son muy leales. Aún queda una oportunidad devolver a la categoría de bronce del fútbol español y estoy seguro que el fútbol premiará a nuestro club por el mérito de estas dos increíbles e inigualables ligas.

SIEMPRE OS TENDRÉ PRESENTES haciendo cada victoria y cada derrota como una parte de mi.

¡VAMOS LEAL HASTA EL FINAL!

Pedro Menéndez