El balón volvió a rodar por el césped de Les Caleyes, en Villaviciosa, ayer miércoles para dar así comienzo a una nueva temporada de fútbol, comenzando en esta ocasión con el primer encuentro del CD Lealtad en la Copa RFEF ante un Tuilla que buscaba la manera de plantarle cara a los locales, con una renovada plantilla con ganas de demostrar su calidad.

Así fue cómo desde un principio los negrillos buscaron la red rival a través de Saha y Jorge, siendo el segundo el encargado del tanto leal que llegaría a mitad de la primera parte, adelantando a los leales en el marcador tras un tiro desde la esquina del área. Medori buscaría también su oportunidad para afianzar el resultado a favor de los locales, primero en un rechace y luego en una jugada combinada con Rober, pero el esférico se resistió a volver a entrar en la portería del Tuilla.

La segunda mitad también estuvo plagada de oportunidades para los negrillos, pero sin suerte ante una defensa que incluso rehuyó el segundo tanto bajo palos. Con una segunda mitad más experimental, en la que ambos equipos buscaron nuevos esquemas, uno para sentenciar el partido, el otro para rascar el empate, ambos equipos probaron los recambios que esperaban en sus banquillos. A pesar de la buena imagen de juego impuesta por el Lealtad, el empate para el Tuilla llegó a pocos minutos del final, en una jugada por la que el árbitro pitaría penalti a favor de los visitantes, pena máxima que Nacho se encargó en transformar en tanto para empatar así el encuentro.

Un primer encuentro en Villaviciosa por esta temporada con un equipo que, en pleno proceso de formación, según su entrenador Samu Baños, aún tiene mucho trabajo por delante. Bienvenidos un año más a Les Caleyes.