En una semana marcada por el regreso al trabajo, con mayor o menor intensidad, de todos los jugadores lesionados con excepción de Juan Cueto, que se perderá toda la temporada, el CD Lealtad afronta un partido muy importante. Todos en el Club son conscientes de la trascendencia del choque del domingo a las 12 horas ante el CD Tudelano previo a dos jornadas muy complicadas ante dos gallitos del grupo: el domingo 27 en Ponferrada y el domingo 4 recibiendo al líder Cultural Leonesa.

Valdo, que poco a poco va cogiendo el ritmo necesario tras su larga ausencia por lesión, Robert Martínez, que podría regresar a la lista de convocados seis semanas después, Alex Belda, que ya trabaja parte de la sesión con el grupo, Raúl Álvarez, que supera su bursitis y podría volver también a la convocatoria y Agus Porto, que ya va haciendo parte del trabajo con sus compañeros, vacían una enfermería a la que llega el delantero David Johannesson tras haber recibido el domingo un fuerte golpe en su encuentro con el filial. Junto a Álvaro Muñiz, tras cumplir encuentro de sanción, Robert Martínez y Raúl Álvarez podrían ser las novedades en la lista mientras que Alex Belda y Agus Porto van camino de regresar en las próximas semanas, con lo que Roberto Aguirre podría tener disponible por vez primera a toda su plantilla en los últimos partidos de la primera vuelta. Esta acumulación de bajas ha afectado especialmente a un equipo con escaso presupuesto que apostó por una plantilla corta para afrontar esta cuarta temporada, tercera de manera consecutiva, en segunda B.

También, desde el Club, se está llevando a cabo una campaña de motivación basada en el recuerdo de aquel inolvidable ascenso de la temporada 2013/14 culminado con la explosión de jubilo cuando Javi Porrón detuvo el segundo de los lanzamientos desde el punto de penalty que llevó al CD Lealtad a 2ª B por segunda vez en su historia, en detrimento de un Puertollano que acudía a Les Caleyes con mucho más presupuesto y posibilidades de ascenso tras el 1-0 de la ida. Se espera que esta motivación ayude a contar con más presencia de aficionados que animen al equipo a seguir con la línea de buen juego en casa, pese a que el poco acierto de cara al gol le haya privado de sumar más triunfos en varios partidos disputados esta temporada en el campo maliayo.

El Tudelano, dirigido por Sergio Amatriaín, ex entrenador del Izarra que cayó con su anterior Club en Villaviciosa, llega con la importante ausencia de Delgado, que debe cumplir un encuentro de sanción tras su expulsión del pasado domingo ante el Burgos, y las bajas de los lesionados Nandi, Gayoso y Pau Franch. Por contra, podría debutar su último fichaje, el lateral izquierdo Juanmi Heredero, ex del Somozas entre otros equipos. El único precedente en Les Caleyes entre ambos conjuntos se saldó con una victoria de los navarros por la mínima al aprovechar Alex Sánchez un balón frenado por el agua a un despeje de Javi Porrón al inicio de un encuentro en el que el CD Lealtad se mostró muy superior a un equipo que finalizó en una brillante tercera plaza a solo dos puntos del líder Racing de Santander. El Hércules de Alicante fue su verdugo en la primera eliminatoria por el ascenso. Este año no marchan tan bien las cosas por Tudela y el conjunto navarro suma 17 puntos, uno más que los de Roberto Aguirre.

Tras este partido, el CD Lealtad afrontará dos encuentros muy complicados ante equipos de la vecina provincia de León ya que el domingo 27 a las 17 horas jugará por primera vez en la historia en el Toralín ante una SD Ponferradina recién descendida de 2ª división y que va tomando el pulso a esta categoría, para recibir a continuación al sólido líder Cultural Leonesa el domingo 4 de diciembre a las 12 horas en un partido para el que el CD Lealtad enviará al Club leonés entradas anticipadas. Se prevé el desplazamiento de muchos aficionados de la Cultural, que paradójicamente cuatro días antes jugará en el Santiago Bernabéu el partido de vuelta de los 16º final de la Copa del Rey ante el Real Madrid. Sin lugar a dudas, los leoneses pasarán de jugar en uno de los mejores estadios del mundo a uno de los campos más modestos de las tres principales categorías del fútbol español, como es el de Les Caleyes.