Inmerso en la peor racha de resultados en la presente temporada con un solo punto de los últimos doce disputados, el CD Lealtad se muestra firme, seguro, unido y confiado en regresar a la senda de los triunfos y de seguir sumando puntos que le lleven cuanto antes a alcanzar su gran objetivo: permanecer en la categoría de bronce del fútbol español un año más. La plantilla está trabajando de manera intensa toda la semana y completará la última sesión mañana sábado, horas antes de partir hacia la capital viguesa donde pernoctará la expedición maliaya.

Si en los últimos 4 partidos, en los que el equipo tan solo ha recibido 4 tantos que les han hecho sumar solo un punto, el único problema ha sido la falta de acierto de cara a la portería contraria, tratándose del quinto equipo más realizador del grupo y en el que han marcado nada menos que 15 de sus jugadores, parece que estamos ante una mala racha derivada de la falta de fortuna en la definición, incluso errando una pena máxima, y no de falta de actitud o bajón en el nivel de juego.

Con esta convicción afrontan los de Javier Rozada, que vuelve al banquillo, este ciclo de 4 partidos ante rivales gallegos comenzando por este de Barreiro donde se encontrarán a un RC Celta de Vigo B dirigido por el asturiano Alejandro Menéndez, muy necesitado de puntos al estar en zona de descenso a tercera división. La semana próxima los de Villaviciosa jugarán en Santiago ante la SD Compostela el sábado a las 17 horas para recibir el sábado 9 de abril a las 17,30 horas en Les Caleyes al lider Racing de Ferrol y volver a viajar al sur de Galicia, en este caso para medirse al Coruxo FC. En estos cuatro encuentros, que en la primera vuelta se saldaron con tres victorias y una derrota, el CD Lealtad pretende competir al máximo para sumar los puntos necesarios para afrontar los últimos tres partidos de liga (At Astorga y UD Logroñés fuera y Arandina en Villaviciosa) con la tranquilidad que supone saber que el objetivo del Club más humilde de la categoría está logrado por segundo año consecutivo.

Javier Rozada podrá contar con toda la plantilla a excepción del sancionado Rubén Lobato, que cumplirá ciclo de amarillas, y el lesionado Omar Hernández. El técnico ovetense desplazará a 16 hombres y mantiene hasta última hora la duda del central Dani Torres, que se ha tenido que retirar en el minuto 50 del encuentro ante el Tudelano tras sufrir un codazo en la cara por parte de un rival en un salto en el medio del campo. El defensa cordobés ha entrenado con normalidad y solo los puntos que aún tiene sobre su ceja izquierda podría apartarle de la convocatoria. Otro central, Raúl Aguilar, podría volver al equipo tras su encuentro de sanción.