El domingo se ha vivido otra jornada memorable en Villaviciosa con una gran fiesta del fútbol alrededor de un nuevo Lealtad-Racing que, como hace cinco meses, volvió a unir a dos aficiones y a dos localidades que nunca hasta 2016 habían coincidido en una competición oficial pese a su proximidad geográfica. La hostelería de la Villa puso otra vez el cartel de completo porque unos 2.500 cántabros abarrotaron los establecimientos y dejaron una buena cantidad de dinero en la población maliaya, cada vez más hermanada con Santander. Muchos racinguistas, tras la buena experiencia de abril, han regresado a Villaviciosa este verano y el hermanamiento surgido en aquel primer encuentro y potenciado en este de septiembre puede significar una semilla que traspase lo deportivo para ser una interesante y efectiva promoción de carácter turístico y económico.

En lo deportivo todos coinciden en lo injusto del marcador final. Un discutido penalti dio los tres puntos a los de Ángel Viadero mientras que el colegiado anulaba un tanto legal a David Grande tras sendas ocasiones clarísimas de Yosu Camporro y, sobre todo, de Robert Martínez que vio como su disparo daba en los dos palos con Crespo batido, para igualar la contienda. Javi Porrón, que está protagonizando un impresionante arranque de temporada, parece que solo encaja goles de penalti y en la portería más próxima a la entrada de Les Caleyes ya que así le marcaba también el Guijuelo el único tanto recibido hasta el domingo. Eso le hacía llegar a la cita como el cancerbero menos goleado de España junto, precisamente, al portero del Racing Iván Crespo. El CD Lealtad es el único equipo de las 3 principales categorías de las ligas más importantes de Europa que aún no ha encajado un solo gol de jugada.

Los de Roberto Aguirre perdieron el domingo su condición de invictos y no sumaron ningún punto, pero salieron muy reforzados del choque. Su gran imagen de conjunto ordenado, competitivo y que no fue inferior al líder sólido del grupo I ha salido muy reforzada en un partido seguido en Les Caleyes por 3.286 espectadores y a través de las imágenes de TPA por muchos telespectadores que coinciden en señalar lo injusto del marcador final. El técnico asturiano no quiso forzar con Adrián Llano, que se recupera favorablemente de sus problemas en el isquio ni con Valdo, que entraba por vez primera en una convocatoria.

Tras la jornada de descanso del martes, hoy miércoles el equipo trabaja en doble sesión para hacerlo mañana jueves a las 18 en Amandi, el viernes a las 10,30 y finalizar las sesiones semanales el sábado a las 18 horas. El domingo la expedición partirá rumbo a Palencia donde se medirá, por vez primera en la historia, al CD Palencia y será la primera ocasión que juegue en la Nueva Balastera, un bonito estadio que ha visto como su equipo caía derrotado con claridad en sus tres primeros enfrentamientos ante Izarra (0-3), Celta B (1-3) y Racing de Ferrol (1-3). Sin embargo, la moral del conjunto palentino, que cuenta con el ex-oviedista Xavi Moré como uno de sus puntales, está por las nubes tras el triunfo del domingo en El Plantío burgalés que costó el cargo al ovetense Paco Fernández y sumo los tres primeros puntos del CD Palencia en su corta historia en 2ª B cediendo el farolillo rojo de la tabla a los burgaleses.

Es probable el regreso a la convocatoria de Adrián Llano, tras 3 encuentros fuera del equipo por su lesión en el primer tiempo del partido del Hermanos Antuña, y persiste la duda sobre si Valdo podrá superar sus molestias en el soleo. Volverán a ser bajas seguras Agus Porto, Alex Belda, que finalmente pasará por el quirófano mañana jueves, y Juan Cueto.