Ayer 24 de octubre llego el día que todos los Leales esperaban, ayer el Lealtad visito el Hermanos Antuña para disputar la final de la Copa RFEF Fase Asturias. Lo hacía ante el rival más duro posible, el filial del Real Sporting de Gijón, un equipo muy joven y de superior categoría.

Arrancaba el partido y lo hacía con el Lealtad volcado en ataque y buscando dominar, pero en el minuto trece de partido un centro chut de Borrego adelantaría a los de Gijón. El gol sentó como un jarro de agua fría en la afición maliaya que veía así el partido mucho más complicado, pero no así los protagonistas en el verde que a base de esfuerzo y generar juego lograban paliar los ataques del filial y poder así generar ocasiones de gol, aunque no en esta primera mitad.

A la vuelta de vestuarios, el conjunto de Samu Baños se reajusto y el míster introdujo cambios, la entrada de Medori dio al equipo un punto más en ataque y esto se notó en el minuto 62 cuando Robert cabeceo un balón centrado de Pedrayes para poner el empate en el marcador. Gracias a un Javi Porrón salvador en varias fases del encuentro el conjunto negrillo consiguió mantener el resultado, pero no moverlo a su favor. Así, llego el momento de los fatídicos penaltis. Dicha tanda de penaltis finalizo con un global de 4-2 con Javi Porrón como héroe tras detener dos disparos y con Medori transformando el definitivo y dando la Copa a los de Villaviciosa.

Jornada de mucha emoción para la gente del Lealtad que lograban con esta victoria la primera Copa RFEF de su historia, pero esto sigue y el domingo nos mediremos al San Claudio en una nueva jornada de liga. ¡Enhorabuena, Lealtad!