Un año para la historia.

Tras finalizar oficialmente el futbol de categoría nacional en Asturias con la eliminación del Condal de Noreña de las eliminatorias de ascenso a segunda B, el CD Lealtad de Villaviciosa se queda en la categoría de bronce como único representante asturiano, junto al filial rojiblanco, con lo que tras el Real Sporting de Gijón y el Real Oviedo, que retornan a la primera y segunda división tras sus respectivos ascensos, es el TERCER CLUB de Asturias por vez primera en sus 99 años de historia.

El CD Lealtad de Villaviciosa, fundado en 1916, afronta así una temporada tremendamente especial en la que su segunda vuelta coincidirá con el arranque de celebraciones de su CENTENARIO, que el Club presidido por Pedro Menéndez Tomás ya prepara con una gran ilusión. Habrá una agenda repleta de eventos durante todo el año que servirá para festejar “un siglo de Lealtad”, cien años de lucha de un Club muy modesto que ha vivido la inmensa mayoría de su larga historia en categorías regionales y que ahora disfruta del momento más dulce de su existencia repitiendo, por vez primera, presencia en la segunda división B tras la permanencia lograda in extremis en la última jornada de liga ante el Racing de Ferrol en Les Caleyes con el tanto anotado por Yosu Camporro que daba la victoria y la salvación al CD Lealtad de Villaviciosa.

El conjunto que dirigirá por tercer año consecutivo Javi Rozada, uno de los técnicos más jóvenes de la categoría, espera a la disputa de la tercera y última eliminatoria de ascenso de tercera división para conocer sus rivales en el grupo I de la segunda B que el CD Lealtad de Villaviciosa y Sporting B podrían volver a compartir con equipos de Castilla y León, Cantabria, La Rioja y Galicia.