Volvía el fútbol a Les Caleyes, y eso se hizo notable en una afición cada vez más ilusionada con los de negro y que disfrutan del juego del equipo. Así el conjunto de Samu Baños saltaba al campo con una gran ovación y con el ánimo de poder hacer un buen papel.

El partido arrancaba con el Lealtad volcado al ataque y en el primer minuto de juego Jorge se plantaría solo ante Aitor y de vaselina intentaría batirle, pero el balón se fue pegado al poste. Tras el empuje inicial de los de la Villa, el Cova consiguió empezar a estirar líneas y a generar peligro, serían unos minutos de juego en el medio campo sin ocasiones para ninguno. En el treinta y siete Jorge adelanto al Lealtad desde los once metros, por un derribo sobre Robert. El propio extremo negrillo pediría minutos después una falta que el colegiado a instancias del juez de línea entendió que no fue nada, empezando con las protestas a cargar de tarjetas a ambos equipos y banquillos.

A la vuelta de vestuarios, de nuevo el Cova busco dominar y demostrar ser un equipo más maduro ante un Lealtad que jamás perdió la cara al encuentro. En el minuto sesenta y cinco Javi Porrón detuvo un penalti a los de Oviedo, se la daban felices los negrillos y la afición respiraba gracias, de nuevo, al magistral arquero del conjunto maliayo. Pero en la siguiente jugada Manu Blanco cabeceo un balón que se fue a la red para firmar el definitivo empate. Durante el resto del encuentro, el cual fue vibrante para el aficionado, apenas hubo ocasiones para ninguno y Samu Baños resulto expulsado.

Nueva jornada invictos para los de la Villa, que además se afianzan en la parte alta de la tabla tras los resultados de la jornada. La semana que viene los de Samu visitan a su perseguidor inmediato, el Marino de Luanco, en un partido que se presenta apasionante. ¡Vamos, Lealtad!