Jugaba el Lealtad a casa por primera vez este año, con la parroquia ilusionada con la marcha del equipo y con los chicos de Samu Baños deseando dar la cara ante su gente. El objetivo no era otro que sumar en casa y continuar con la marcha que lleva el conjunto en esta temporada.

Entre aplausos saltaban los negrillos al empapado césped de su casa, césped que fue protagonista durante el encuentro porque pese a lucir un aspecto impecable y verde como Pedro Menéndez pretende con sus cuidados, acumulaba una cierta cantidad de agua por las lluvias de los últimos días en la región. Saltaba fuerte el Lealtad tratando de liderar el partido desde el minuto 1, con un Saha muy activo en la delantera y con los extremos poniendo balones el Lealtad tuvo 4 buenas oportunidades en la primera mitad, pero las desbarato el meta visitante. Con el paso de los minutos el Condal se soltaba la presión y el partido volvió a ser más técnico en el medio campo, alcanzando así el descanso.

Tras el paso por vestuarios el Lealtad salió como siempre, volcado en ataque y queriendo dejar claro por que domina la tabla de manera incontestable. Así en el 51 Damián ponía un balón perfecto para que Saha de cabeza anotara el único gol del partido. Tras el gol el Lealtad dejo jugar al Condal para buscar cerrar el encuentro a la contra, pero sin apenas oportunidades, mientras la meta de Javi Porrón no sufrió grandes problemas.

Una nueva victoria para el Lealtad que mantiene el pulso y la distancia con sus rivales, además como dice Samu Baños el equipo se supera día a día y no deja de mejorar ante grandes rivales. La semana que viene toca visitar Avilés. ¡Vamos, Lealtad!