El Lealtad volvía a Les Caleyes con la motivación de golear y dejar una gran imagen ante L´Entregu el pasado miércoles, listos para enfrentarse al equipo de la Villa del Adelantado. Con los resultados ‘raros’ que se han dado en las primeras jornadas, a los locales no les quedaba otra que pelear en pos de la victoria para mantener al equipo en la parte alta de la tabla.

Antes del inicio del partido, se celebraría un minuto de silencio en memoria de los fallecidos la semana pasada en Avilés, donde tuvo lugar un accidente de autobús. El balón se pondría en juego en un partido en el que el Lealtad empezaría pronto a mostrar su potencial, en apenas diez minutos el conjunto de la Villa ya habría disfrutado de dos buenas oportunidades.

Tendría que pasar casi media hora para que el conjunto maliayo enviara un balón al fondo de la red, seria en una jugada de estrategia en la que Caique pondría un balón perfecto para que Pedrayes, solo en el segundo palo, cabeceara el esférico a gol. Finalizaba así una primera parte en la que los avilesinos no conseguirían incomodar a Emilio, defensor de la meta negrilla.

A la vuelta del descanso ambos equipos realizarían reajustes a modo de cambios, el Avilés buscando la reacción de los suyos y los de Samu Baños buscando el dominio del mediocampo para frenar aún más el ataque avilesino. Funcionarían los retoques maliayos que haría que el partido transcurriría tranquilo, sin apenas ocasiones, hasta que en el minuto 80 un defensa del Real Avilés haría una mano manifiesta dentro del área en la que el árbitro decretaría penalti para el conjunto local. Jorge aceptaría la responsabilidad y transformaría el penalti, llevando así la calma para la afición de la parroquia local. Poco después Medori tendría el tercero, pero el balón se iría alto. Finalizaba así un partido en el que el Lealtad brindaba una victoria a su afición en plenas celebraciones de las Fiestas del Portal.

El Lealtad volverá a los campos el domingo, fecha en la que visitará al C.D. Tuilla para intentar continuar con la buena racha. ¡Vamos, Leales!