El Lealtad regresaba a su casa lleno de euforia, lo hacía tras vencer en Mieres y a apenas cuatro de disputar la final de la Copa Federación en la fase asturiana. Este ambiente festivo se notaba en la grada y así el equipo salió animado y buscando dominar para pasar un encuentro tranquilo. Antes del inicio del encuentro se guardó un minuto de silencio en honor a Manolo Pedrayes, abuelo de nuestro jugador Pelayo Pedrayes.

El partido transcurría tranquilo y ambos equipos buscaban sus oportunidades, así paso la primera media hora de juego, momento en el que, de nuevo gracias a la estrategia, Jorge pondría un balón perfecto para que Robert hiciera el primero para los de la Villa. Tras este momento se presumía que el Lealtad dormiría el balón y buscaría seguir dominando, pero los de Sotrondio plantaron cara y tuvieron varias oportunidades para igualar la contienda antes del descanso, aunque un inspirado Javi Porrón evito el peligro.

A la vuelta del descanso los Sotrondinos se vinieron arriba y de manera ordenada buscaban el empate, aunque los negrillos se sacudieron la presión inicial y gozaron de tres claras oportunidades para distanciarse, una en las botas de Zucu y otras dos en remates en la salida de un córner. Estiraban líneas los de Samu Baños y se encontraban más cómodos tras los cambios tácticos, pero en ese momento David batía a Javi Porrón e igualaba el resultado. No tardaría el Lealtad en dar la réplica y demostrar su potencial atacante, en seis minutos Manu Medori, que regresaba tras una lesión, controlo un balón de David y lo mandaba para dentro con un gran remate, colocando así el definitivo 2-1 en el luminoso.

El Lealtad afronta ahora una semana cargada, en la que disputará el miércoles la Final de la Copa RFEF ante el Sporting B y el partido de liga el domingo. ¡Vamos, Lealtad!