Si este verano ilusionante en Burgos, con el fichaje de Paco Fernández al frente de un proyecto muy ambicioso, alguien hubiera dicho que en la jornada 10 el único de los 80 equipos de segunda B que no conocería la victoria serían los burgaleses, todo el mundo habría señalado esa hipótesis como absolutamente imposible. Pero el fútbol es así de imprevisible, sorprendente e inesperado porque ese dato es tan cierto como que el técnico asturiano tan solo duró siete partidos y fue reemplazado por Manix Mandiola, ex del Tudelano, y que de uno de los estadios míticos de la categoría, El Plantío, se han llevado sucesivamente los tres puntos tres equipos recién ascendidos como el Caudal, Mutilvera o Palencia.

Los grandes equipos, como los animales feroces, son más peligrosos cuando están heridos y el Burgos CF lo está tras la última derrota el domingo ante el próximo visitante de Les Caleyes, un CD Izarra que se llevó los tres puntos para Estella (2-3) en el partido de los penalties ya que el colegiado señaló dos a favor de los locales y uno para los navarros. El Burgos CF tiene en sus filas a muchos de los jugadores más destacados de la pasada campaña, en la que se clasificaron en una meritoria quinta plaza que les posibilitó disputar la copa del Rey, donde fueron eliminados por el Caudal en Mieres. Las incorporaciones de hombres muy importantes como Diego Suárez, Álvaro Antón, Ramos, Armiche, Montero o el avilesino Jorge Fernández, ex del CD Lealtad las últimas temporadas, les colocaban el cartel de favoritos a ocupar una de las plazas de promoción de ascenso.

El conjunto de Roberto Aguirre continúa con sus importantes problemas de lesiones y más cuando de una plantilla corta como la del CD Lealtad se trata. Con Cueto, Belda, Porto y Robert descartados para Burgos, Valdo apura su recuperación para entrar en una convocatoria en la que, salvo contratiempo en las sesiones que restan, si estará el delantero riojano Iván Garrido que no pudo participar ante el Racing de Ferrol, junto al resto de la plantilla y los habituales canteranos Miguel Obaya, René Montoto y David Johannesson que tan buena labor realizan completando los entrenamientos diarios y aprovechando las convocatorias y minutos de los que están disponiendo en la liga.

La dificultad del encuentro de Burgos es máxima por cuanto se trata de un rival muy poderoso que tendrá que reaccionar a este mal inicio y el CD Lealtad de Villaviciosa intentará que no comience a resurgir el domingo. Las dos únicas visitas del equipo maliayo a Burgos se saldaron con sendos empates y el del año pasado con protagonismo precisamente para Jorge Fernández, que anotó el tanto asturiano. El equipo viajará el mismo domingo para almorzar y descansar en la misma capital burgalesa. La próxima semana el equipo de Roberto Aguirre tendrá dos importantes partidos en Les Caleyes: el mencionado ante el CD Izarra el miércoles a las 16 horas y ante el Real Valladolid B el domingo a las 12 horas.