Llegaba un nuevo fin de semana clave para el Lealtad, tras reengancharse al Playoff de ascenso el lunes vivimos un nuevo sorteo, donde el caprichoso bombo, de nuevo, deparo al SD Formentera, en un nuevo desplazamiento que supondría una odisea para el conjunto negrillo. Tras una semana de entrenos e ilusión, el sábado la expedición pondría rumbo para llegar a las islas, y lo haría por tierra, mar y aire.

Ya en la matinal del domingo el equipo se encontró un escenario de hierba artificial y con fuertes rachas de viento que complicarían la contienda a ambos participantes. Salieron los dos equipos muy serios, intento dejar pocas opciones a su rival. Así durante la primera media hora apenas se vieron ocasiones entre dos equipos que luchaban el balón de poder a poder. A cinco para el descenso Damián busco portería con un tiro de falta lejano que fue a las manos del meta.

La segunda parte arranco muy rápida, y en la primera que tuvieron Moha adelanto al Formentera. A partir del gol los locales estaban mucho más cómodos y empezó el recital de paradas de Javi Porrón que salvo dos muy claras para dejar al conjunto negrillo con vida. Se soltó la presión el conjunto y Caique estrello un tiro de falta a la cruceta avisando así de que el Lealtad nunca se rendirá tan fácil. Saha, no dejo de creer, y presiono hasta la extenuación a Pepelu, que en una de ellas fallo y a punto estuvo nuestro delantero de sorprenderle. A cinco del final un cabezazo de Saha se fue fuera por poco y no consiguió igualar la batalla.

El conjunto de Samu Baños regreso a Asturias tras perder por la mínima, pero con la cabeza puesta ya en el partido de vuelta (Domingo, 18.00) en nuestra casa, en Les Caleyes, donde los pupilos de Samu buscaran dar la vuelta ante su gente, y seguir así soñando con el Ascenso a la División de Bronce. ¡Vamos, Lealtad!