Llegaba el fin de semana tras una semana atípica, todo lo que engloba un playoff hace que los días pasen lentos y se viva con aun más intensidad la llegada de la cita. El equipo partió de Villaviciosa en el mediodía del sábado para hacer noche y concentrarse para el partido en la Residencia Universitaria Camilo José Cela. Desde este cuartel general puso rumbo al estadio en la mañana del domingo, en esos instantes la plantilla ya empezaba a notar el calor sofocante que les esperaba durante el encuentro, a esas horas un autobús de valientes Leales consumía kilómetros y nervios para llegar a ver a su equipo en la Ciudad Deportiva madrileña.

Arranco el partido con un Lealtad muy bien colocado en defensa y un Getafe que buscaba generar ocasiones, pero no encontraba huecos en la defensa maliaya. En el minuto quince Hugo Duro anotaría el primero para los locales, dejando al conjunto negrillo tocado. Pasado el minuto veinte y en dos jugadas muy consecutivas Poulolo y de nuevo Hugo Duro daban la vuelta a la eliminatoria. Quedaban más de 60 minutos para demostrar por qué el Lealtad se había ganado el derecho a jugar esta ronda de Campeones. A partir de la media hora de juego comenzó el equipo a generar más peligro y más juego, así Piniella aviso con un disparo tímido y al filo del descanso Saha aprovechaba un balón en el área getafense y volvía a decantar la eliminatoria para los Leales, haciendo así que los más de setenta desplazados estallasen en la grada.

No cambio el guion en el inicio de la segunda mitad, el conjunto negrillo estaba mejor situado que el Getafe y buscaba contras para rematar el partido. Con el paso de los minutos y los cambios el conjunto madrileño se volcó en ataque, con múltiples centros a la desesperada sobre la meta de Javi Porrón. En el ochenta y seis llego el cuarto gol local en las botas de Miguel Ángel, de nuevo la eliminatoria de cara para los azulones. Se jugó poco en el tramo final de partido pese a los siete minutos de añadido, nuestros chicos murieron con las botas puestas intento el gol de la épica que nos diera el ascenso directo.

El equipo tendrá ahora una segunda oportunidad para lograr el ascenso, en esta ocasión nos esperan dos rondas eliminatorias en las que el equipo volverá a demostrar por qué ha firmado una temporada histórica. Si tiene que ser por el camino largo, que lo sea. ¡Vamos, Lealtad!