El CD Lealtad ha igualado en Vigo, a falta de 7 jornadas, la cifra de 44 puntos con los que concluyó la pasada campaña y que le resultaron suficientes para repetir presencia en la categoría de bronce del fútbol español. Indudablemente, esta temporada los de Villaviciosa pulverizan todos los registros de la pasada con una trayectoria sobresaliente en un grupo muy potente con seis equipos que saben lo que es jugar en la 1ª división. La gesta cobra aún más mérito cuando, evidentemente, a un Club tan modesto no le suelen beneficiar los errores arbitrales y muy pocos equipos tienen la desgracia de sufrir roturas de ligamento cruzado en las rodillas de cuatro de sus futbolistas en un solo año.

El año pasado, con el Real Oviedo y Real Murcia como gallitos del grupo I, el equipo de Javier Rozada salvó in-extremis la categoría en un final de infarto que se resolvió en una cuádruple carambola que afectó a tres equipos asturianos. La victoria estéril del UP Langreo en Ganzabal ante la UD Logroñés unida a la derrota en San Lázaro del Real Avilés ante la SD Compostela y al triunfo del At Astorga ante el Guijuelo y del CD Lealtad frente al Racing de Ferrol otorgó la permanencia a maragatos y maliayos, el descenso directo a los langreanos y la fatídica promoción a un Real Avilés que no pudo con el Eldense y acabó en tercera división. Antes, el Marino de Luanco había perdido la categoría y despues el Real Oviedo, por fin, la abandonaba por la puerta grande ascendiendo a 2ª división mientras el Real Sporting B respiraba tranquilo en mitad de la tabla tras un excelente final de liga.

Han pasado solo 10 meses y medio y en Villaviciosa mucho ha cambiado desde entonces.

Pedro Menéndez, con tan solo 38 años es el presidente, director deportivo y máximo exponente del éxito de un Club que hace tan solo cuatro años, cuando él tomo las riendas, estaba al borde de la desaparición y deportivamente en la zona baja de tercera división. Este verano, con uno de los presupuestos más bajos de los 80 equipos que conforman la categoría, apostó sin embargo por la renovación de tan solo 8 jugadores de la pasada campaña: Porrón, Keko, Piniella, Espina, Beda, Villanueva, Jorge y Cueto, los dos últimos en proceso de rehabilitación de sus roturas de ligamento cruzado anterior. Catorce de los que no continúan están jugando en tercera división, la mayor parte en el grupo asturiano, y tan solo dos siguen en 2ª B: el central vasco Mikel Méndez (SD Amorebieta), que había llegado en el mercado invernal y resultó clave para la permanencia, y el centrocampista Yosu Camporro (At Levante y Almería B), autor del tanto de la decisiva victoria ante el Racing de Ferrol y que cuajo una excelente campaña pero que en la actual no está teniendo mucha suerte en los filiales del Levante UD y UD Almería.

En el encuentro de pretemporada ante el Sporting de Gijón la desgracia se vuelve a cebar con el CD Lealtad al romper el LCA de su rodilla uno de los capitanes, Juan Piniella, que pasaba a unirse a Jorge y Cueto en el dique seco para muchos meses. Piniella y Cueto no han llegado a debutar esta campaña con el CD Lealtad y también están jugando en la tercera división asturiana. Así pues, tan solo seis hombres: Chicho Villanueva, Javi Porrón, Keko, Pablo Espina, Jorge Fernández y Pedro Beda han participado en las dos últimas campañas del equipo.

Sergio Villanueva, que cumplió los 40 años en noviembre, es uno de los jugadores más veteranos del fútbol español en sus principales categorías y ayuda al equipo incondicionalmente en todo lo que le necesita, aportando su trabajo diario, experiencia y buen ambiente para conformar un vestuario muy unido y solidario. El mierense lleva 2 tantos, uno de ellos decisivo ante el Izarra, y ha participado en 15 partidos saliendo desde el banquillo para aportar su talento en los minutos finales de los encuentros.

Los otros cinco que continúan son fijos en el once de Javier Rozada y claves en el éxito del equipo esta campaña porque han mejorado notablemente su rendimiento:

El capitán Javi Porrón es, con 68, el jugador que más encuentros ha disputado con el CD Lealtad en 2ª B y está realizando una temporada excelente que le hace ser considerado como uno de los mejores guardametas del grupo. El ovetense, de 28 años, está en el mejor momento de toda su carrera y constituye un verdadero referente del CD Lealtad por su labor tanto dentro del campo como en el vestuario, donde es un auténtico ejemplo. Es asombroso comprobar la intensidad con la que entrena cada día.

El lateral Keko, con ofertas el pasado verano para cambiar de aires, optó por aceptar la renovación y está firmando una magnífica temporada. No conoce lo que es estar en el banquillo y ha disputado todos los encuentros completos con excepción de los pocos que se ha perdido por lesión o sanción. La llegada de Álvaro Cuello le hace intercalar su presencia en el lateral derecho o izquierdo, siendo una garantía en ambos lados de la defensa. Con solo 25 años tiene un futuro más que prometedor.

Pablo Espina, que tan solo se ha perdido un encuentro por cumplir ciclo de amarillas, está considerado como uno de los mejores jugadores del grupo I. El ovetense ha comenzado la temporada de manera espectacular anotando cuatro goles de falta directa en las seis primeras jornadas. Sus 9 goles, muchas asistencias y la participación decisiva en las jugadas a balón parado tanto en ataque como en defensa le hacen ser un hombre imprescindible para Javier Rozada. Espina, con 25 años, está demostrando ser un jugador muy solidario y, al igual que todos sus compañeros, antepone el éxito del grupo al suyo individual porque de pensar solamente en sus números podría llevar una cifra de tantos aún superior y encabezar la clasificación de goleadores del grupo. La pasada campaña anotó únicamente dos goles, aunque contribuyó decisivamente al éxito de la permanencia, y su rendimiento está siendo mucho más alto este ejercicio.

Jorge Fernández, el avilesino de 26 años, es un ejemplo evidente de que la lucha y el esfuerzo en los momentos difíciles tiene su premio. Su rotura de ligamento cruzado justo la semana siguiente a aquel histórico encuentro ante el Real Oviedo en Les Caleyes con gol de Susaeta, hacía romper una evolución fantástica en una temporada en la que ya había firmado 10 goles y un rendimiento muy alto. Pedro Menéndez le renovó automáticamente pese a saber que no jugaría hasta finales de diciembre pero Jorge, en una recuperación en tiempo record gracias a un esfuerzo tremendo, acortó todos los plazos y debutó en Tudela el 1 de noviembre. Solo dos partidos después, ante el Compostela, consiguió marcar el primero de los cuatro goles que ya lleva esta temporada unidos a numerosas asistencias. Su presencia fija en el once, su polivalencia y su carácter ganador son una de las señas de identidad de este CD Lealtad.

El brasileño Pedro Beda llegaba a la Villa en enero de 2015 procedente del Lucena, del grupo IV, que pasaba por una grave crisis económica. El de Río de Janeiro, aunque solo pudo anotar dos goles, también resultó una pieza determinante para la excelente segunda vuelta del pasado campeonato que deparó el premio de la permanencia. Ello le valió la propuesta de renovación que aceptó al estar muy feliz, junto a su familia, en Villaviciosa. Muy querido en el vestuario, es el único jugador extranjero del CD Lealtad en sus tres participaciones en 2ª B. Esta campaña ha tenido que luchar el puesto primero con Javi Camochu y actualmente con David González pero siempre goza de la confianza de Javier Rozada y está firmando una temporada fantástica con ocho goles, casi todos decisivos, y un trabajo importantísimo para la forma de jugar del equipo, especialmente en Les Caleyes.

Con uno de los presupuestos más bajos de toda la categoría, Pedro Menéndez ha apostado y arriesgado con la incorporación de jugadores, en su mayor parte asturianos, que encajaran en la filosofía del equipo. Así han ido llegando a Les Caleyes procedentes de equipos de tercera división: Adrian Llano y David González (Real Oviedo B), Lobato y Muñiz (Pontevedra) y Secades (Racing B) o que habían descendido la pasada temporada a tercera división: José Luis y Alex Blanco (Marino), Robert y Mendi (UP Langreo), Omar (UB Conquense) y Alex (Tropezón). Dos centrales con experiencia en la categoría Raúl Aguilar (Fuenlabrada) y Dani Torres (Real Jaén), junto a los asturianos Javi Camochu (UD Logroñés) y Álvaro Cuello (Real Jaén) completaron una plantilla competitiva que está ofreciendo un excelente rendimiento.

Mención aparte merece el técnico, Javier Rozada. El ovetense de tan solo 33 años, llegaba al CD Lealtad procedente del Real Oviedo cadete hace tres campañas para proclamarse campeón de tercera división, ascenderlo por segunda vez a 2ª B tras el éxito de Marcelino García Toral en la temporada 98-99, y está a punto de conseguir el hito de mantener el equipo dos temporadas seguidas en la categoría de bronce del fútbol nacional. Rozada, el pasado curso con Javier Castaño y este con Marcos García como segundo entrenador, lleva una impresionante trayectoria en sus pocos años como técnico y, sin lugar a dudas, es una de las claves del éxito del Club en la mejor etapa de su centenaria historia. Transmite e inculca su carácter competitivo a unos jugadores de los que logra mejorar espectacularmente su rendimiento y a los que exige mucho a la vez que les ayuda a progresar como futbolistas. El trabajo de Javier Rozada es reconocido a nivel nacional y, en una competición donde comparte cargo con hombres como Zidane, Granero, Gonzalo Arconada, Claudio Barragán, Aira, Gerard López, Morientes, Munitis, Natxo González o Couso, ha sido designado mejor entrenador de la jornada en tres ocasiones. Sin duda, se está haciendo acreedor de un lugar de honor en la historia del Club y su progresión impecable hace que esté llamado a ocupar banquillos importantes en el futuro.

Este CD Lealtad, que actualmente es el tercer equipo de Asturias, no solo es el conjunto de 2ª B ya que 13 equipos más conforman una cantera, excelentemente dirigida por Fran Cabal, que trabaja intensamente en las Instalaciones Nuevo Villazón (Amandi) y en el Polideportivo de Villaviciosa con un buen plantel de técnicos. Están intentando situarse en las primeras categorías del fútbol base asturiano y varios “lealinos” son seguidos por Clubs importantes. Algunos canteranos forman parte de las selecciones autonómicas y defienden a Asturias en los Campeonatos de España aunque el gran objetivo del CD Lealtad en las categorías inferiores es el de formar jugadores y personas muy por encima de los resultados deportivos.

Todo ello es fruto de un trabajo tan eficiente y riguroso como desinteresado de un grupo de directivos formado por una docena de personas leales al Club de las que Pedro Menéndez ha sabido rodearse estos cuatro años. Sobre todos ellos sobresale la figura de Paula Soto, responsable administrativa y económica que es otra de las figuras clave en la gestión ejemplar de un CD Lealtad que dispone de las instalaciones más deficientes de toda la 2ª B y que, además, no deja de sufrir contratiempos como la caída del muro del fondo oeste de Les Caleyes el 13 de febrero, que aún sigue sin levantarse, o el robo en las oficinas del Club la madrugada del martes que ha sido denunciado ayer a la Guardia Civil de Villaviciosa.

Pedro Menéndez, que no tiene aún claro si continuar al frente del Club otros cuatro años, suele emplear frases como “cuanto más trabajo, más suerte tengo” o “pobre del que quiera quitarnos la ilusión” y mantiene inquebrantables los valores que siempre caracterizaron al Club de su vida: La humildad, el respeto y la lealtad.

¿Estamos ante un auténtico milagro Leal?